"La pregunta no es, ¿pueden razonar? ni, ¿pueden hablar?, sino ¿pueden sufrir?"
Jeremy Bentham

martes, 1 de febrero de 2011

DULCINEA POR FIN ADOPTADA!!!!!!!!!

Dos madrileños Laura y Francisco adoptan a Dulcinea entre lágrimas muy emocionados por su historia, conocen a Dulcinea a través de la televisión y rápidamente se ponen en contacto con El Refugio para tramitar su adopción. Cuando Dulcinea llega a su nueva casa, enseguida se adapta a su nuevo hogar. En El Refugio, desde que se conoce la historia de Dulcinea, reciben infinidad de llamadas e e-mails de toda España y también de varios países de Europa y America, interesándose en su adopción, pero al final, se queda en la Comunidad de Madrid. Desde El Refugio recuerdan que tan solo el 3% de las personas que deciden tener un perro lo adoptan. Gracias a Internet las adopciones están aumentando.

Durante más de quince días, muchas personas que pasaban a diario por la carretera que va de Ávila al Espinar camino de sus trabajos veían a Dulcinea, una perra de color blanco y gris, mestiza, de aproximadamente un año de edad, cómo se jugaba la vida entre los camiones y coches por proteger a su compañero que no tuvo tanta suerte y yacía muerto en la cuneta. Así nos lo relataba Alejandra “parece que lo defiende y aunque se vaya muy lejos porque se asuste, siempre vuelve con él”. Ante las numerosas llamadas de todas estas personas inquietas y preocupadas porque Dulcinea también fuese atropellada, acudieron varios voluntarios de El Refugio a intentar cogerla con una cerbatana. El primer día fue imposible, Dulcinea esquivó los dos dardos que disparó una de las voluntarias de El Refugio y ya fue imposible acercarse a ella. Al día siguiente, con la seguridad de que Dulcinea allí seguiría acompañando a su amigo muerto, voluntarios de El Refugio acudieron nuevamente, coincidiendo con otras personas que también estaban intentando cogerla. En esta ocasión Dulcinea tuvo suerte y no consiguió esquivar los dardos anestésicos. Ahora, con su adopción, Dulcinea disfruta de una segunda oportunidad junto a su nueva familia.

“Miles de perros mueren atropellados en nuestro país. Dulcinea ha tenido mucha suerte y ahora, además, ha encontrado familia. En El Refugio tenemos más de doscientos perros y setenta gatos esperando que también los adopten” manifestó Nacho Paunero, presidente de El Refugio.

El Refugio es una organización sin ánimo de lucro, cuyas actividades principales son la prevención y denuncia del abandono y maltrato de los animales, la gestión de su Centro de Adopción de animales abandonados y la realización de Campañas de divulgación y concienciación. Para realizar estas actividades cuentan únicamente con las aportaciones de sus socios. Si alguien quiere adoptar a cualquiera de los perros y gatos recogidos en el Centro de Adopción, o hacerse socio puede hacerlo en www.elrefugio.org o llamando al Tel: 917303680

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada